Entrevista de El Mundo con el investigador saharaui en propaganda yihadista, Bachir Mohamed Lahsen, sobre la imagen de España en la propaganda del Estado Islámico y las amenazas que publican muy a menudo algunos miembros de la organización procedentes de Marruecos.

El autodenominado Estado Islámico (Dáesh) se jacta de los ataques que sembraron el terror el pasado jueves en Cataluña. Dos de sus combatientes han celebrado los atentados que segaron la vida de 15 personas y dejaron más de un centenar de heridos en un breve vídeo divulgado por la división mediática de una de las provincias del califato.

“Si no puedes hacer la hégira (la emigración, en árabe) al Estado Islámico, el yihad no tiene fronteras. Haced el yihad donde estéis. Inshalá (Si Dios quiere) Alá estará complacido con vosotros”, proclama en español uno de los militantes, que luce luenga barba y el tradicional uniforme militar del IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés) al inicio de un vídeo de tres minutos de duración acompañado de instantáneas de los ataques difundidas por los medios de comunicación nacionales e internacionales.

En el vídeo se le identifica como Abu Laiz al Qurtubi (el Cordobés, en árabe). El segundo de los militantes, con un peor español y encapuchado, amenaza con perpetrar nuevos ataques en suelo español. “Dejad esta guerra. Salid fuera de la unión de cristianos [en referencia a la participación española en la coalición internacional contra el IS que lidera Estados Unidos]. Si no, nunca jamás os dejaremos tranquilos”, advierte Abu Salman al Andalusi (el Andaluz).

Un hombre encapuchado presentado en el vídeo como Abu Salman al Andalusi, el ‘Andaluz’.

“Le pido a Alá que acepte a nuestros hermanos de Barcelona. Nuestra guerra contra vosotros seguirá siempre hasta el fin del mundo”, lanza Al Andalusi mientras las imágenes recrean el recorrido realizado por la furgoneta que irrumpió el pasado jueves en La Rambla. “Y a los cristianos españoles, os olvidáis de la sangre derramada de los musulmanes por la Inquisición española. Vengaremos vuestra matanza y la que estáis haciendo actualmente con el Estado Islámico”, señala Al Qurtubi.

“Con permiso de Al Andalus volverá a ser lo que fue, la tierra del califato”, añade Al Quturbi. El vídeo concluye con las imágenes de los atacantes de Barcelona y fotogramas de la visita del Rey Felipe VI y el presidente del Gobierno Mariano Rajoy. Las instantáneas están acompañadas de un nashid, un cántico religioso sin instrumentos musicales interpretado por un coro polifónico de voces masculinas que en francés ensalza la determinación de los “soldados del califato”.

El vídeo está producido por la oficina de medios de Wilayat Jair, una provincia del califato proclamada en la ciudad siria de Deir Ezzor y sus alrededores, cerca de la frontera con Irak. Se trata de un material habitual en la propaganda del grupo yihadista. “Es propaganda protagonizada por los propios soldados de la organización tanto en Irak como en Siria“, señala a EL MUNDO el periodista saharaui Bachir Mohamed Lahsen, investigador en propaganda yihadista. “Los terroristas publican amenazas dirigidas a sus países de origen. Son, en realidad, un deseo con un mero uso propagandístico”.

Acostumbrado a bucear en el material manufacturado por el IS, Lahsen subraya que la propaganda del IS “no presta especial atención a España“. “El material propagandístico en el que se menciona a España está formado por algunos vídeos grabados por individuos del IS. Hablan un mal castellano y no es una amenaza sino más bien un deseo de estos terroristas que, en su mayoría, son marroquíes que emigraron a España antes de integrarse en las filas de la organización extremista”, agrega.

“Vista desde la propaganda del IS, España es uno más de los territorios que estuvieron en su día bajo el control islámico y que la organización llama a recuperar. También se cuenta entre ellos, por ejemplo, Fares (Irán)”, desliza el analista. “Tanto las amenazas serias como las noticias y la atribución de atentados se realiza a través de los medios de comunicación oficial del grupo”. Entre ellos, figuran la agencia de noticias Al Amaq, la radio Al Bayan o las productoras Al FurqanAl Hayat o Ajnad.

Hasta ahora, uno de los escasos vídeos donde un militante del IS amenazaba a España está fechado en enero de 2016. En el material, de ocho minutos de duración, un acólito de la organización advierte en francés a España que “pagará muy caro” haber expulsado a los musulmanes de Al Andalus. Las palabras preceden a la ejecución de cinco personas acusadas de espionaje en la provincia iraquí de Nínive, cuya capital es Mosul.

“Juro por Dios que pagaréis un precio muy alto y vuestro final será muy doloroso. Recuperaremos Al Andalus si Dios quiere. ¡Oh querida Al Andalus! Pensaste que te habíamos olvidado. Juro por Dios que jamás lo hicimos. Ningún musulmán puede olvidar CórdobaToledo Xàtiva. Hay muchos musulmanes sinceros y fieles que juran devolver Al Andalus”, declaraba el extremista.

“Al Andalus, ten paciencia. No eres -agregaba- española ni portuguesa sino musulmana. Vosotros, los infieles, imaginasteis que acabaríais con el islam mediante los ataques aéreos pero estáis asombrados y asustados por la fuerza del estado del califato. Lo falso si ataca a lo verdadero pierde”.

En noviembre de 2015, tras la cadena de atentados que golpeó París, la organización que dirige Abu Bakr al Bagdadi lanzó otra amenaza contra España. En uno de los vídeos difundidos por la filial del IS en la provincia iraquí de Sadalino, se apunta contra otros objetivos en Europa, incluido España. “Prometimos a Francia que vería algo terrible y lo que se avecina será más fuerte. Queremos conquistar París antes de Roma y Al Andalus”, señaló una voz en off tras instar a los musulmanes radicados en Occidente a lanzar ataques como el de la capital gala.