Quiero compartir unas palabras dedicadas a todas aquellas mujeres que fueron expresas descarga-1políticas, por un Sahara libre. Por aquellas que fueron torturadas y presas en las carceles del invasor marroquí, por gritar un Sahara libre y defender su patria. Dedicadas también a aquellas mujeres que se hayan en las zonas ocupadas, que expresan su ideología colectiva con valentia y coraje en las manifestaciones que se llevan acabo. Tambien a aquellas mujeres golpeadas, lastimadas, torturadas física y psicológicamente e incluso violadas. Dedicadas al igual a todas las madres, hermanas… de aquellos quienes fueron asesinados en las zonas ocupadas por Marruecos. Como tambien dedicadas a las madres, hermanas… de los presos políticos que fueron arrestados y encarcelados por la lucha de nuestra causa. Tambien quiero nombrar a aquellas mujeres ejemplo, como es Minetu Haidar quien nos ha enseñado tanto a nosotros como a todo el mundo con su intelectualidad, con su coraje, con su resistencia, con su paciencia, su nivel político y nivel de activismo por un Sahara libre, y que ha logrado convencer a todos acerca de la causa Saharaui, una causa real. Y de la forma en la que menciono a Minetu Haidar menciono al igual a todas esas que sufren día tras día en las zonas ocupadas. Y como todas aquellas mujeres debemos seguir en la lucha, sin cesar y con fuerza de voluntad. Seguiremos luchando hasta el fin de nuestros días con tal de conseguir un Sahara libre, y seguiremos alzando la voz para ser oidos y escuchados por todo el mundo. Con todo esto deciros que la lucha no es personal, la lucha es colectiva. La lucha del pueblo saharaui al igual que la de cualquier otro pueblo es colectiva, porque todos los miembros del pueblo saharaui han perdido seres queridos que dieron su vida por un Sahara Libre. Nadie debería convertir la lucha en una lucha personal. Claro que hay que luchar por los familiares perdidos pero tambien creo que deberíamos luchar por los nuestros y por los demas y luchar por nuestro país, nuestro pueblo y por nuestros derechos en común. -Sukeina Ahmedzeine-